Es un divertido muñeco para chicos realizado a partir de retazos textiles, y al mismo tiempo un cruce de buenas intenciones y manos cruzadas.

Ese es Ludoviko, un juguete en tela que combina texturas, colores y estampas; y que sirve como objeto de guardado –tiene un bolsillo detrás-, de juego, de adorno o de apego para los más chiquitos. Y también para grandotes a los que les guste el diseño.

Historias cruzadas

Ludoviko es resultado del proyecto solidario “Retazos que unen”, una iniciativa que busca a través del diseño generar oportunidades a personas que las necesitan. 

¿Quiénes participan? Ondulé, una empresa cordobesa que realiza juguetes con desechos de cartón. Generación Vitnik, un programa de promoción de nuevos diseñadores y otras acciones de la firma de indumentaria, que aporta los retazos de tela de los que nace Ludoviko. La cooperativa textil Libres y Dignas, ubicada en el corazón de barrio Maldonado, una de las zonas más vulnerables de la ciudad. Las mujeres que la integran son clave: ellas cosen los retazos y dan vida a Ludoviko. Y también reciben el 100% de lo recaudado por la venta del juguete: los ingresos por ventas van a la cooperativa, espacio encargado de fomentar la inclusión social y el trabajo colectivo. 

El círculo de manos se completa con El Arca, una asociación civil que impulsa encuentros virtuosos entre pequeños productores y consumidores responsables.  

Cómo conseguirlo

Ludoviko comenzó a fabricarse hace muy poco, este año; y puede decirse que viene cosechando éxito en materia de ventas (más de 1.500 encontraron dueño). Pero el proyecto recién arranca, y necesita de todo el apoyo posible. 

Si elegís relegarlo o regalártelo, lo podés adquirir en toda la red comercial de Vitnik de la ciudad de Córdoba. También puede solicitarse a través de este formulario. Sale $199,9 pesos. 

¿Qué opinas?