Solana es artista plástica, vive el Olivos (provincia de Buenos Aires) y ama los colores. Comenzó pintando con acrílico sobre lienzo, haciendo murales e intervenciones en fotografías hasta que llegaron a su vida los arcoíris de madera. “Fue a través de una amiga que me incentivó a hacerlo. Ella me dio el primer corte y luego me regaló tres más”.

Así fue como se empezaron a copar los espacios con estos objetos de decoración, hechos completamente a mano y con entrega a todo el país. Hablamos con Solana para entender por qué gustan tanto sus piezas de colores.

“Los colores son el mejor antídoto de energía”, asegura Solana.

¿Siempre te relacionaste tan fuertemente con los colores?
Siempre pinté muy colorido, de hecho rara vez aplico el negro y tonos marrones directamente no tengo. Me gustan tanto los colores que los creo: los que uso son generados por mí, ninguno es de pote directo. Sólo uso las tonalidades de los acrílicos comprados como pigmentos.

¿Lo hacés por algo energético, como una expresión de buena onda?
Los colores están totalmente relacionados con una energía, son expresiones. Me gusta que mi arte se vea alegre y festivo. De hecho, en épocas como éstas donde no para de llover o el clima no colabora, me funciona como antídoto.

¿Por qué usás los siete colores del arcoíris?
Tengo una relación especial con los siete colores de arcoíris. Para mí tienen conexión con los chacras o energías del cuerpo (que también son siete) y con las notas musicales… en realidad tienen que ver con la suerte. Me fui danto cuenta que el siete era un número importante para mí y decidí regalarlo a través de mis producciones.

Y quienes compran tus obras, ¿reciben o entienden lo mismo?
Es fantástico porque quienes ven mi arte se sienten atraídos. En el caso del arcoíris es interesante, porque en realidad hice uno para mí, para decorar mi taller, y me lo empezaron a pedir. Así comencé a hacerlo para vender.



¿Te piden muchos?
¡Por suerte, sí! Además muchos los quieren para regalar pero suman uno para su escritorio, oficina o cuarto de los chicos. Como todo es artesanal, y hago todos los procesos sola, me manejo por pedidos. Además, los colores tiene varios procesos y un arcoíris me puede llevar un día entero.

¿Cuánto miden y cuánto cuestan estos objetos de arte?
Los arcoíris miden 19 centímetros de ancho y cuestan $500. Hago entregas a todo el país.

¿Sentís que a partir de este objeto lograste popularidad?
¡Sin dudas! Siento que es tan simpático que gusta y es elegido para tener un objeto de arte.

 

“Me encanta lo que se genera con los arcoíris que me mandan fotos y mensajes de felicidad por sumarlos a sus espacios”, dice Solana.

Vemos estos colores en otros objetos de arte tuyos, ¿qué otras cosas hacés?
Pinto murales muy coloridos, y hago fotos intervenidas. Estas quedan muy divertidas y también las trabajo por pedido. Me mandan la foto por mail, me indican el tamaño que quieren, y yo las imprimo e intervengo a mano con marcadores o acrílicos.

¿Qué opinas?