Guadalupe Ríos es la responsable de todo lo que se muestra y vende en LVCDA (La Vecindá). Empezó con este emprendimiento hace seis años, pero el verdadero inicio es bastante anterior. Ella, hija de una artista plástica, se relacionó con los colores, las formas y los materiales como una especie de aprendizaje adquirido desde chica. Hoy vive de su empresa, hace envíos a todo el país y piensa seguir otro de sus sueños: vivir en el sur argentino. Conocé la historia de Guada, para comprender por qué sus productos emanan tanta felicidad.

“A la gente le gusta mucho lo artesanal y los productos nacionales”, asegura Guadalupe.

Presentanos la historia de La Vecindá, ¿cómo iniciaste este proyecto?
Empecé con productos reciclados hace unos siete años y, tras un viaje por México, quise trabajar con un material específico que es el cordón vinílico pero adaptándolo a modelos de sillas argentinas. Así empecé: con asientos de madera y de hielo, clásicos para nuestro país e intervenidos con cordones bien coloridos.

¿Eso derivó en otras sillas?
¡Sí! Hoy hago banquetas, banquetitas, sillas con o sin respaldo, sillones... de todo. Trabajo con un maderero, un carpintero y herrero para lograr exactamente lo que quiero. Luego empecé a hacer mesas, adaptar materiales, trabajar con pallets y mucho más.

¡Pallets! Hoy se usan mucho pero, ¿hace seis años gustaban?
En aquel momento no había mucho pallets en la decoración y hasta era difícil venderlo. Empecé con una mesa que se volvió súper solicitada e incluso me pedían para eventos.

¿Cuál otro material usás?
Hace un tiempo sumé cerámica. Si bien trabajo con una proveedora, los diseños son míos. Seguiré ampliando los productos y generando algo nuevo con cordones vinílicos. Siempre quiero generar cosas nuevas.

¿Usás tus productos para decorar tu casa?
Al inicio los usaba pero ahora no tanto, quizá porque los veo todo el tiempo. De todas formas, tengo sillas materas y muchas cosas de cerámica.

Y si tenés un cumpleaños o aniversario, ¿regalás tus productos?
Lo solía hacer (risas). Hoy no me gusta hacer tanta propaganda cuando se trata de un regalo, aunque disfruto que personas que quiero tengan mis cosas.

En el día de la mujer: ¿qué producto de los tuyos sentís que se identifica con ellas?
Creo que la cerámica es muy femenino, de hecho nunca tuve un cliente hombre para esos productos. Como pieza específica, pienso en una maceta que se llama “mujerona” y tiene silueta y brazos de mujer.

Datos sobre LVCDA

  • Lo que más piden: mesa pallet con vidrio y silla huevo de cordón vinílico.
  • Precios desde: objetos de cerámica desde $100 y sillas desde $400.
  • Cuentas: La Vecindá cuenta con Tienda online, Tienda Nube, cuentas en Instagram y Facebook. Trabajan con tarjetas de crédito y hacen entregas a todo el país.

¿Qué opinas?