Dos de los mayores imperios de la moda internacional anunciaron -antes del inicio de la Semana de la Moda de Nueva York- un compromiso mutuo para cuidar la salud de las modelos. Confirmaron que no contarán en sus pasarelas con mannequins demasiado delgadas ni menores de 16 años para presentar productos diseñados para un público adulto.

 

Una publicación compartida de LVMH (@lvmh) el6 de Sep de 2017 a la(s) 1:42 PDT


Las empresas que pesentaron ésto son Kering (grupo que comercializa Gucci, Bottega Veneta, Saint Laurent, Balenciaga, Alexander McQueen, Christopher Kane y Stella McCartney) y LVMH (grupo que incluye firmas como Dior, Vuitton, Givenchy, Céline, Kenzo, Fendi, Loewe, Berluti y Pucci) y el comunicado fue en conjunto en una carta abierta que mostramos en esta nota.

Bajo esta idea, las agencias que propongan profesionales para lucir sus prendas deberán tener talle 34 en mujeres y 44 en hombres (medidas europeas), solicitando además un certificado médico que demuestre un buen estado de salud de los modelos tanto para desfiles como para sesiones fotográficas.

 

Una publicación compartida de KERING (@kering_official) el6 de Sep de 2017 a la(s) 1:23 PDT

"Queríamos actuar rápidamente y golpear fuerte, para que las cosas avancen y tratar de incitar al máximo al resto de representantes de la profesión a seguir nuestro ejemplo", ha dicho a la agencia Afp el presidente de Kering, François-Henri Pinaul.

Con respecto a las edades, las empresas se han comprometido a excluir menores de 16 años para productos diseñados para adultos, y han fijado normas para los menores de 18 años: no podrán trabajar entre las diez de la noche y las seis de la mañana, y deberán ir acompañados por adultos e inclusive respetar sus obligaciones escolares.

Antoine Arnault, miembro del Consejo de Administración de LVMH, aseguró que este código ético está destinado a garantizar el bienestar de las modelos.

¿Cómo lograrán que esto se cumpla? A través de un comité de seguimiento, formado por representantes de las marcas y agencias de modelos, que se reunirá cada año para evaluar el cumplimiento de esta carta. Ahora el código ético de Kering y LVMH prevé acceso a comidas y bebidas adaptadas a las necesidades alimenticias de los modelos, los cuales deberán también contar con un lugar reservado para cambiarse.

 

Una publicación compartida de KERING (@kering_official) el6 de Sep de 2017 a la(s) 1:25 PDT

¿Qué opinas?