Cala Zavaleta es uno de los nombres que vas a escuchar hasta el cansancio de ahora en más. Estudió actuación durante seis, esperó paciente el trabajo indicado haciendo “otras cosas” y un día llegó su momento. Ese fue “Amar después de amar”, la novela que cambió la ficción argentina en 2016, donde interpretó un personaje muy libertario, moderno y sexy. En paralelo, su faceta de modelo publicitaria le otorgó cierto oficio frente a las cámaras, poniendo su rostro en varias campañas de marcas nacionales. Sobre eso (y sus costados más anecdóticos) hablamos con esta morocha de rulos envidiables.

"Soy frontal y si quiero algo, me mando", dice Cala

Estudiaste actuación varios años, ¿repetirías ese recorrido de aprendizaje?
No me arrepiento de haber estudiado tantos años. Fueron tiempos increíbles y la Universidad Nacional de Artes fue un hogar para mí; me dio una estructura, un sostén, maestros con los que estoy muy agradecida, amigos que están hoy en mi vida, formas de vida e incluso militancia estudiantil.

¿Tuviste algún momento en el que quisiste “bajarte” de ese estudio?
Tuve mis crisis pero siempre había algo que me impulsaba a seguir; sabía que lo mejor estaba en la recta final. La formación académica me enseñó lo importante que es tener paciencia y lo sagrado de los procesos.

¿Comenzaste a vivir de la actuación el año pasado, con “Amar después de amar”?
Sí, a vivir cien por ciento de la actuación fue con esa novela.

¿Antes vivías del modelaje?
Al modelaje siempre lo tomé como un complemento para la actuación. Igualmente, aprendí mucho haciendo fotos de moda y fue mi primer contacto con la cámara.

¿Cuáles otros trabajos tuviste antes de cobrar como modelo o actriz?
Tuve varios mientras estudiaba: fui asistente de dirección en un colegio, asistente de vestuario para Laura Singh, hice “alguito” de publicidad pero el más terrible fue una animación en los
Juegos Olímpicos Parapanamericanos donde era la mascota de Argentina.

¡La mascota de Juegos Olímpicos! ¿Cómo fue esa experiencia?
¡Tremendo! Eran cinco días de laburo en los que usaba un traje enorme color azul con la cara de un sol (creo que la mascota se llama Solcito o algo así); era como estar adentro de un sauna, con unos pies de goma espuma tipo Krusty que no me permitían caminar y no se me veía la cara ni las manos (risas).

“Trabajé como mascota de Argentina en un Juego Olímpico”

¡Qué anécdota! Inolvidable trabajo…
¡Claro! Imaginate que justo esa semana hubo una ola de calor (risas), ¡fue terrible, no me la olvido más!

La novela “Amar después de amar” te dio masividad, pero ¿qué respuesta tuviste con tu personaje, tan actual y desprejuiciado?
Creo que la gente se copó con Cynthia (mi personaje) y eso es un montón. Cuando salió al aire tuve comentarios lindos. Claramente era súper sexual e impune, y por eso muchas señoras me decían "¡pero nena, te querías bajar a todos!" (risas).

En la vida, ¿sos tan libre como tu personaje en la novela?
Sí, re… soy súper libre. Soy frontal y si quiero algo, me mando. En general arengo al amor, a decir las cosas porque sencillamente me parece lo más simple.

Siguiendo con el amor, ¿Es verdad que con tu pareja Dante Spinetta se conocieron por un mensaje tuyo en Instagram?
¡Así es! Es la pura verdad (risas). Nosotros nos seguíamos por Instagram pero no nos conocíamos, y un día dije “ya fue le voy a escribir”. Y así empezó nuestra historia de amor.


Un poco de moda


Antes de esta charla comentaste que hiciste una sesión de fotos de 12 horas, ¿desde qué minuto te querías ir corriendo?
Y… a la hora 10 ya tenía ganas de volver a casa (risas).

¿Qué te divierte de los shootings?
¡Todo! Me gusta conocer gente, ver cómo trabajan los fotógrafos.

Pero el tema de la ropa te gusta, ¿sos fashionista?
La ropa me encanta y me gusta trabajar con marcas que me interesa sus diseños. Soy súper vintage y lo combino con cosas más modernas ¡Disfruto de mezclar estilos!

Tres descripciones y tres recomendaciones de Cala

  1. Me pongo un 9 manejando: manejo desde muy chica y respeto las reglas básicas (que se respetan bastante poco).
  2. Soy buena cocinera pero tengo un par de teléfono que a veces me salvan la vida.
  3. Lo mejor es compartir momentos con la gente amada y viajar.
  4. Un libro: Freeplay
  5. Una película: Capitán fantástico
  6. Una prenda: los zapatos.


Cala está presentando junto a su prima (y la dirección de Melania Lenoir) una obra muy interesante en el Microteatro (Buenos Aires) que se llama "Mi querida hermana menor".

¿Qué opinas?