Hablar de Melina Petriella sin referirnos a los novelones de los que fue parte es, como mínimo, un error. Ahí la conocimos, ahí vimos esos ojazos hipnotizadores y allí la vimos mutar (no sólo a través de sus personajes). Tomá nota: Inconquistable corazón, Gasoleros, Son amores, El sodero de mi vida, Rincón de luz y Padre coraje, para nombrar sólo algunos de los programas en los que actuó. Lo paradójico –y a la vez hermoso- es que sus formas y frases muestran una mujer súper terrenal, amante del oficio y sin uso maniqueo de la belleza que le sobresale, muy a su pesar.

¿Creés que ser mujer tiñó en algo tu experiencia laboral en el medio?
Todos estamos atravesados por el machismo y la cultura patriarcal. En mi profesión se siente en los puestos técnicos o de dirección, donde se equiparan menos los géneros, o algunas diferencias en el salario (un galán suele ganar más que una heroína). Creo que la mayor dificultad tiene que ver con la exposición y las escenas en las que necesitas el cuidado de todo el equipo y determinar los límites, como las escenas de sexo (que para mí son las más difíciles). De todas maneras, siempre tuve buenas experiencias y me sentí cuidada, la realidad es que no sentí que por ser mujer me costó más.

No te costó ser mujer pero, ¿ser linda?
Siempre la pifié con el hecho de ser linda (risas). No fue un lugar en el que me puse ni usé; al contrario, tenía temor que ser linda tapara el valor de mi talento o trabajo. Me acuerdo que cuando empecé a grabar en Pol-ka me tapaba entera y hasta discutía con las vestuaristas por las minifaldas o las botas con taco. Me costó sacarle brillo. No sé manejarlo y no me siento cómoda.

"Todos estamos atravesados por el machismo y la cultura patriarcal", dice Melina.

¿Y cómo llevás el paso del tiempo?
Me siento cómoda, me siento una mujer segura. Los 40 me dan la certeza de estar más centrada, decidiendo más segura y estando bien conmigo misma sin dejar de ver el paso del tiempo.

Hablan de los 40 como la mejor edad, ¿lo vivís así?
Los 40 son una gran edad. Si bien reconozco que la juventud es otra cosa y estamos en una época de ascenso, la naturaleza es sabia.

¿Te cuidás?
Hago yoga para no perder elasticidad y me cuido bastante para sentirme bien. Me encanta comer y beber pero me cuido. En épocas de gira me tengo que medir bastante porque es tremendo.

¿Y la moda te gusta?
Me encanta la moda y me di cuenta que en mi cambio de generación he modificado algunos usos de las prendas. Me encantan los zapatos, los tacos, cosa que (como te contaba) de más joven odiaba. Como dice mi compañera: “Mientras te dé el piné, ponételo” (risas).

¿Vas a volver a la televisión?
Por ahora no pero la televisión me encanta. Hice mucha tele, unos 10 años seguidos, y luego llegó la obra Toc Toc y dejé un tiempo porque hacíamos doble función, cuatro veces por semana.

¿Cómo hacen para repetir una misma obra tantas veces?
Es una locura. Imaginate que llegamos a hacer, en temporada, doble función seis días por semana. Cuesta pero se disfruta. Hay que comprender que no siempre se vive de los éxitos, ser consciente y vivir el “aquí y ahora”.

¿Después de ese éxito qué vino?
Me metí en producción y me abrí un poco de mi lugar como actriz (sobre todo para el afuera). Después de esa experiencia valoro mucho más a los productores y te aseguro que no quiero producir por muchos años (risas).

Ahora estás con Bajo terapia que se presentará en Córdoba, ¿cómo llegaste a la obra?
Vi la obra en su estreno y me gustó, aunque me pareció muy parecida a Toc Toc. Me interesó el giro dramático que tiene en el final y me en encantaron los actores. Luego de algunos años, me sumé como reemplazo.

"Los argentinos nos psicoanalizamos mucho, es parte de nuestra idiosincrasia", asegura Melina.

¿Cómo es sumarse a un grupo que ya está armado y tiene su forma de trabajar?
Llegamos a ver teatro grabado para comprender los movimientos ¡no sabés lo divertido que es ver teatro en un televisor! (risas). Era la primera vez que hacía un reemplazo y fue una experiencia hermosa. En el elenco está María Figueras, a quien conocí en Inconquistable corazón y fuimos muy amigas. Ella me ayudó mucho, sobre todo porque es parte del primer elenco. Si bien uno trata de no caer en lo automático del oficio, el hecho que aparezca un actor nuevo ayuda a despejar.

En terapia y Toc Toc son obras exitosas que hablan de los mismo ¿a qué atribuís que a los argentinos nos interesen estos tópicos terapéuticos?
Creo que los argentinos nos psicoanalizamos mucho, es parte de nuestra idiosincrasia, pero tanto Toc Toc como Bajo terapia tienen la ventaja de generar identificación. Nosotros hablamos de parejas y es inevitable que te sientas identificado con alguno de los casos o temas como el amor, el sexo o las peleas. Los temas comunes permite la posibilidad de la identificación. Creo que eso explica incluso éxitos de taquilla como Relatos salvajes.

 

Viilla Gesell llegamos hoy función 2130hs teatro Plaza @19figuerasmaria @flordyszel@carportaluppi @dariolopilatook

Una publicación compartida de Melina Petriella (@melinapetriella) el3 de Ene de 2017 a la(s) 2:17 PST

 

 

La invitación: el fin de semana largo, Melina Petriella y elenco de Bajo terapia se presentarán en Sala de las Américas con una función por día. 14, 15 y 16 de abril, podés ver esta obra de Matías del Federico dirigida por Daniel Veronese e interpretada por Héctor Díaz, Florencia Dyszel, María Figueras, Dario Lopilato, Carlos Portaluppi y nuestra entrevistada, Melina Petriella.

¿Qué opinas?