La charla con Tomás inicia con sonidos de fondo. Es que mientras habla con Musa Argentina, cuida a su hijo de tan sólo un año. Es la primera vez que Fonzi hace temporada en Carlos Paz y se muestra satisfecho con la experiencia: “no había hecho antes teatro en verano y tenía interrogantes; la verdad es que estoy muy contento”. Tocamos ese y otros temas en una entrevista fresca, sin libreto.

“No tengo un objetivo claro de qué tipo de actor quiero ser. Soy un laburante de este oficio”, dice Fonzi.

Te animás a cosas muy diferentes, ¿lo nuevo te motiva o a veces te paraliza?
El desafío de encarar algo nuevo que siempre es bienvenido. Me gusta vivirlo con ojos de niño y que ya no me paralice. No es que me sienta completamente superado pero es algo que no me pasa, aunque en algún momento ha sido todo un tema. Hoy tengo otra determinación.

¿Tenés claro hacia dónde querés ir con tu carrera, o vas viendo según las propuestas?
No tengo prejuicios ni un objetivo claro de qué tipo de actor quiero ser. Soy un laburante de este oficio y tengo que mantener a mi familia. Con los años entendí que la creación de un personaje es algo muy propio, que sólo importa lo que yo haga con ese rol. Ya poder elegir es un privilegio.

¿Qué otra cosa elegís? ¿Tenés algún hobby?
Me gustan mucho las guitarras, tengo casi un fetiche. Me gusta tocarlas pero más que nada verlas y tenerlas como objetos.

¿Cuántas tenés?
Unas seis o siete. Mis joyas son una Fender de 1973 y una Gibson del ´81. Además, tengo un par de criollas, un bajo y mi primera guitarra que era una eléctrica coreana. Yo las cuido, las mantengo.

¿Sos medio luthier?
No tanto, pero en YouTube encuentro todo (risas).

Y como hombre de la casa, ¿también te das maña o también buscas en Internet?
Como hombre de familia me doy maña con la electricidad y muchos de los arreglos de la casa. De hecho nos mudamos hace poco más de un año e hice todo yo. Básicamente trato que no entren desconocidos a mi hogar.

¿Sos desconfiado?
Soy medio paranoico.

¿Y en las redes sos igual? ¿Cómo te llevás con lo virtual?
Soy bastante malo. Manejo mis cuentas pero soy algo colgado. Me gusta pero me cuesta exponer ciertas cosas.

¿Cosas personales?
Mi familia y mi intimidad desde ya, pero además me cuesta decir ciertas cosas que tienen que ver conmigo. Le temo al escarnio público porque hay gente que piensa distinto y hay tanta virulencia que no quiero exponerme.

“Le temo al escarnio público”, asegura Tomás.

Moda cero

¿Cómo te llevas con la moda?
Soy medio de madera. A lo mejor tiene que ver con que no me gusta probarme ni comprarme ropa; usaría siempre lo mismo, a lo Homero Simpson (risas). Cuando encuentro algo que me gusta lo termino destruyendo de tanto uso.

¿Cuál fue la última prenda con la que te pasó eso?
Seguramente alguna camisa que tuvo el corte y el largo justo. Es que mis proporciones físicas no ayudan, no me queda bien cualquier cosa.

¿Tu mujer te ayuda con el vestidor?
Mi mujer me padece. Ella me dice “ponete otra cosa, siempre usás lo mismo”. Pero bueno, es mi estilo. No me gusta decir nada a través de la ropa.

 

Una noche más de puro disfrute #abracadabra

Una publicación compartida de Tomás Fonzi (@fonzista) el3 de Feb de 2017 a la(s) 9:59 PST

¿Qué opinas?