La agenda de Valeria Mazza en Córdoba estuvo definida por los compromisos sociales y reuniones con personas muy ajenas a la moda. Musa, adaptándose a los ámbitos, pudo charlar con ella en el marco de su visita al Servicio Psicosocial para Madres Adolescentes Warma Wassi. Un ámbito que le sienta muy bien y del cual disfruta (según ella misma afirma) tanto o más que las pasarelas. Sobre este y otros temas hablamos con la mujer que llevó el sello argentino a las capitales de la moda y tapas de las revistas más importantes del mundo. 

Estás en un contexto de chicos y se te da muy natural el contacto con ellos, ¿es algo que disfrutás?
Si… en realidad siempre dije que quería ser maestra, quería trabajar con personas con discapacidad y de hecho estudié terapia ocupacional; esa fue mi verdadera vocación. Desde los 13 años que trabajo con el programa de Olimpiadas Especiales y es lo que siempre pensé que iba a hacer en la vida. Luego la vida me sorprendió y llevó por otros caminos, pero siempre  vuelvo a mis raíces desde otro lugar.

Buscás los espacios…
Sí, y cada vez más porque tengo más tiempo y elijo dónde poner mi energía. Estoy cada vez más involucrada con lo social.


En este centro para mamás solteras, ¿cómo te llegan las historias que te cuentan y con qué te identificás?
Cuando sos madre entendés todo lo que significa y lo importante que es ee rol. Te das cuenta de lo importante que sos para ese chico y cómo te cambia la vida. Tenés una dimensión del amor completamente distinta, que no sentiste nunca antes y atravesar por todo eso siendo demasiado joven, cuando no estás preparada y en muchos casos sin elegirlo, es muy difícil. Me identifico desde la maternidad que siempre fue algo que estuvo en mis planes.

¿Cómo se coordina una carrera de top model cuando tenés hijos?
Cuando decidimos con Alejandro casarnos fue para empezar tener hijos, y sabíamos que queríamos una familia numerosa. Una vez que fui mamá ellos fueron mi prioridad. Si bien siempre volví a trabajar, luego de cada embarazo, son lo primero para mí. De hecho, hoy organizo mi agenda y actividades acorde a ellos; imagínate que mi hijo mayor está por cumplir 18 y la más chica 9 años, están grandes trato de organizar los horarios para acompañarlos.

Hablando de tu hijita menor Taína, ¿la producción que hizo hace unos meses fue para presentarse como modelo?
Mis hijos están expuestos desde que nacieron, pero lo de Taína definitivamente no fue un lanzamiento como modelo (risas). A ella, por ser la única hija mujer, le encanta todo lo que tiene que ver con mi trabajao y es súper femenina; sin embargo, todo esto es un juego. Hizo una producción de fotos sola pero veremos, no me gusta condicionarla. Cada uno hará y decidirá lo que quiera hacer.

Pasando a la moda, ¿ves muchos cambios?
La moda cambió porque el mundo ha cambiado. Imaginate que yo empecé hace 25 años, lo que más ha cambiado es la comunicación y eso modificó todo.

¿En qué cambió?
En mi época la moda era un mundo muy exclusivo en el que teníamos que esperar seis meses para saber cuál era la nueva tendencia de Milán, París o Nueva York. Hoy la moda se genera en cualquier lado. Con el poder de las comunicaciones cualquier persona puede contar, comunicar o expresarse.

Se eliminó la distancia...
Exacto. Ha cambiado mucho la velocidad de la información y la manera de comunicar. Hoy podés estar en el living de tu casa mirando un desfile que está pasando a 15 mil kilómetros. La moda se ha democratizado, es más accesible y el detalle de tendencia ya no está solamente en las prendas que compran quienes pueden pagar más.

La invitación: Hoy a las 19:00 desfile "Mujeres reales" en las escalinatas de Parque Sarmiento. Para asistir, llevá un alimento no perecedero.

¿Qué opinas?