Es un evento mega exclusivo y ya va por su séptima edición. Todas y todos quieren estar invitados, al punto que se encargan de usar fascinators para las mujeres y black tie para los hombres. Hablamos del Prix de Barón B, que se desarrolló el jueves 9 a la noche y combinó -como siempre- lo más chic de Buenos Aires con la tradición y el estilo de los grandes premios hípicos europeos.

Es un evento sofisticado, cerrado a invitados, inspirado en las carreras hípicas europeas del siglo XVII, y convoca a las más influyentes personalidades de la sociedad Argentina: 700 invitados VIP, moda y un fin solidario.

Todo sucedió en el Hipódromo de Palermo, y hubo favoritas de la noche: la lista es encabezada por la hermosa Flor Torrente, que paseó su sensacional sombrero “satélite” (diseño de Sol Pardo), Agustina Córdova con un tocado de plumas rojas (ideado por Laura Noetinger), Julieta Kemble con una corona papal y Dolores Barreiro con un espeíritu primaveral.

¿Las más "llamativas"? La diseñadora Roma Renom que irrumpió con una tiara plagada de lamparitas y el mega moño de la modelo Soledad Ainesa que le quiso hacer un homenaje al Jacarandá.

La lista de invitados es enorme: personajes nuevos como Toto Suar, Lucía Pedraza (junto a Nacho Viale), Romina Lanaro y Federico Moyano, Concepcion Cochrane Blaquier, Laurita Laprida, Juan Sorini, Benjamín Alfonso, y los clásicos Iván de Pineda (encargado de conducir el evento), la pareja Paladini-Guirao Díaz y más.

La parte solidaria

Los invitados podían (durante las dos primeras horas de la noche) apostar con cupones de $1000 por cualquiera de los seis caballos que competía. Todo lo recaudado iba a ser total beneficio de la Fundación Germinare, una entidad que colabora desde hace 15 años con niños de bajos recursos.

Hubo sorteos exclusivos, fiesta, y la promesa que habrá un nuevo Prix.

¿Qué opinas?