Con fuerza, con tendencia, con estilo, pero sobre todo con variedad: así comenzó hace un par de días la Semana de la Moda en  Nueva York y comenzaremos repasando dos extremos muy requeridos en el mundo de la moda: Victoria Beckham y Philipp Plein. Una inglesa y un alemán que exigiendo luces en la capital de la moda estadounidense.

Victoria Beckham

El primer motivo de charla fue el propio look de la diseñadora, quien usó un pantalón jean, una remera blanca y zapatos stilettos color lila. Parece demasiado minimalista pero, si vemos su colección, nos daremos cuenta que el concepto de mujer activa, ocupada y responsable de varios roles a la vez, es parte de su inspiración.


El desfile, simple desde las prendas e inclusive desde el estilismo, mostró varias de las prendas que las mujeres en movimiento necesitarán este otoño en el polo norte. Nada de extravagancias, poco maquillaje, telas fáciles de llevar y colores combinables entre si: negro, colorado, lila, rosa, blanco, celeste y marrones claros.



Philipp Plein

El diseñador alemán presentó otro extremo: bajo el rótulo “Good gone bad”, los nenes malos aparecieron y el desfile en Nueva York fue más bien unas performance artística en tonos elevados. ¿Qué se vio? Una colección sadomasoquista basada en corsés de cuero, tachas, tiras, faldas de cuero y botas altas.

En esta colección no se salvaron ni los personajes de Disney, que fueron usados en remeras de algodón amordazados y tachados con fibras negras.


El desfile -en cuanto show- tuvo famosos, megamodelos como Adriana Lima e Irina Shayk, y una fuerte presencia de Teyana Taylor quien protagonizó la música y la fuerza de manera contundente.

Plein sorprendió y tal hasta le ganó portadas a uno de los diseñadores que seguramente más admira y odia a la vez, el gran Alexander Wang que abría pasada el mismo día y tenía entre sus musas a la hermosa hija de Cindy Craford, Kaia Gerber.

¿Qué opinas?