1

Murales

 “Múltiples formas de dar vida a las paredes gastando desde mucho o casi nada”. De eso son muestra en abundancia los bares cordobeses. Y una de las alternativas a las que más apuestan son los murales. De mayor a menor complejidad, estas pinturas pueden dar un vuelco sorprendente a un ambiente y personalizarlo. El lettering  o uso de frases y tipografías con fines decorativos en muros es una variante interesante y muy usada de este recurso. 

Foto. Mural con estanterías realizado por Natalia Preto en Late. Da un ambiente familiar de cocina a uno de los espacios (Foto Sergio Cejas).  

GUÍA EXPERTO. Hicimos la mayoría de estas fotos y registramos los datos a lo largo de un recorrido que realizamos por bares de Güemes, guiados por Federico Guzmán. Él, junto a su socio Esteban Labarthe, son los creadores de Dispar, una marca de mobiliario cordobés cuyas sillas, mesas y demás están en numerosos bares cordobeses. 

2

Verde interior y exterior

La presencia de elementos naturales da vida a los ambientes, los oxigena –literal o visualmente- y ayuda a hacerlos más agradables. Los jardines verticales con mayor o menor grande complejidad son un recurso que se multiplica en los bares, pero también la presencia más tradicional de plantas en macetas de diverso tipo y tamaño.

Foto. Uno de los ambientes de Fellini café muestra que el verde natural suma incluso desde el empapelado y, además, da un toque tropical y moderno (en el contraste con las sillas Eames).   

3

Pallets en todos lados

Por su bajo costo y su funcionalidad, los pallets (tarimas que se usan para disponer cargas) son un insumo generalizado en los bares de Güemes. Con ellos se fabrican muebles (sillas, mesas, etc.), revestimientos y toda clase de estructuras. También en su formato original se usan con fines decorativos. En este caso, la imaginación es el límite. 

Foto. Pérgola realizada con pallets, en el exterior de Galería Caribú

 

4

Sillas de exterior, adentro

Por su durabilidad y resistencia, el hierro y la chapa son materias primas de un amplio abanico de mobiliario en Güemes (incluido el que fabrica Dispar). Un recorrido por distintos bares demuestra las múltiples posibilidades de esos materiales: permiten crear sillas y banquetas con mucha onda, además de ser cómodas y tener larga vida. Puede usarse en espacios exteriores, pero la clave de su uso más llamativo es llevarlas al interior, incluso sumando contraste en ambientes formales. 

Foto. Banquetas en hierro en cervecería Capitán (A. Rodríguez 244). Foto de Gonzalo Viramonte.

5

Muebles con uso sorprendente

Recuperar antiguos muebles y darles un uso diferente a aquel para el que fueron diseñados es un recurso útil y accesible y puede sumar sorpresa o un toque lúdico en una ambiente; además de resolver necesidades. Aquí también, el único límite es la imaginación. En los bares se encuentran ejemplos inspiradores. 

Foto. Franco Sosa, dueño y diseñador de Almacén de Meriendas, encontró en una antigua fábrica de máquinas de coser este mueble con 112 cajones pequeños, en cedro. Hoy protagoniza la ambientación de su local y sirve de guardado. 

6

Paletas de colores

La apuesta por una combinación de tonos (dos o tres) llamativa y armónica más que tendencia es un recurso que guía y ayuda a la hora de definir una ambientación; además de darle personalidad y belleza. Del uso de esta herramienta son prueba inmejorable los bares creados por el trío que integran Sebastián Gullo, Nicolás Cacciavillani y Guillermo Cacciavillani: Dadá Mini Güemes y Jardín, Apartamento, Milk, Capitán, Brunchería y Gordó. El montaje de cada uno de ellos sigue una personalidad bien definida y está asociada, entre muchos elementos, a una paleta armónica y sorprendente de colores. 

Foto. Negro, naranja y blanco para Gordó, el restaurante estilo art-decó en versión Güemes (Foto Gonzalo Viramonte). 

 

7

Antigüedades

Vale recordar que los anticuarios, hoy casi extinguidos, fueron los comercios -junto a la feria de artesanías- que dieron identidad a Güemes como paseo bohemio de fin de semana. Aunque la zona creció exponencialmente y hoy la gastronomía es la oferta dominante, conserva ese rasgo de su ADN. Los objetos antigüos son un insumo muy usado en la ambientación de los bares y restaurantes, y sus estética y tonos sintonizan perfecto con la pátina rústica, vintage o industrial que prima en el circuito. 

Foto. Repisa con toda clase de objetos vintage en Late. Tiene revistas, cuadros, botellas, máquinas de escribir, libros, cuadros y mucho más.

8

Ladrillos expuestos

Un recurso que también abunda en el corredor gastronómico de Güemes, donde además numerosos bares fueron montados en inmuebles reciclados. Dan un aire rústico a los espacios pero a la vez cálido, y funcionan bien en interior y exterior. El verde natural luce especialmente bien sobre ellos. 

Foto. La malla cima colocada sobre la pared picada le da movimiento y permite decorarla colgando objetos. En El Mentidero de Güemes

 

9

Todo reciclado

El reciclado es una práctica omnipresente en Güemes y saludable para imitar. Desde paredes hasta vajilla, pasando por muebles y toda clase de objetos decorativos, el reciclado muestra en esa zona de la ciudad sus infinitas posibilidades. 

Foto. Sólo un ejemplo: la cabina de DJ –puede funcionar como un bar exterior, por ejemplo- montada con persianas de metal reusadas. 

10

Estilo industrial

La presencia del estilo de decoración industrial aporta un aire newyorkino –fue en la Gran Manzana donde nació- a muchos espacios. Muros descubiertos, caños y equipamientos a la vista; mucha presencia de hierro, acero, aluminio; madera al natural, reciclado, óxido y pintura desgastada son algunos de sus principales rasgos.

En Güemes se combinan con la impronta rústica y vintage de la zona. 

Foto. Una reiterada y efectiva combinación de madera y metal en el juego de mesa y sillas. La pared exhibe su interior y, sobre los ladrillos, caños al descubierto y letras de chapa completan la estética. Una impactante lámpara también de estilo industrial. Todo en Apartamento

¿Qué opinas?