Para hacer compras inteligentes, repasaremos 5 preguntas fundamentales que deberíamos hacer antes de tomar cualquier decisión.

1: ¿Qué necesito?
Al comienzo de cada temporada, solemos repasar lo que tenemos en nuestro armario y definir qué tipo de prendas nos faltan (porque otras se han roto y ya no nos quedan). Este proceso será clave para comenzar con el listado. Salvo que disfrutes solamente del hecho de "salir de shopping", antes de ver qué tenés y qué no, podés elaborar un apunte con las piezas que realmente te hacen falta.

2: ¿Me queda bien?
Esta es una de las preguntas que más fácil respondemos pero sólo se logra probándonos las prendas antes de definir una compra (esto va para los fanáticos de las tiendas online). La clave en este segundo punto será no dejarnos llevar por lo mucho que nos gusta "esa prenda" sino ser realista con su calce en nuestro cuerpo. Si no te queda bien, seguí buscando para encontrar la opción correcta.

3: ¿Tengo algo parecido?
Para responder esta pregunta, será fundamental revisar la variedad de productos con los que ya contamos (y volvemos al punto 1). Eso nos dará el dato de piezas repetidas o cosas que nos compramos y usamos muy poco. Si te gustó una camisa o un jean similar a otro que tenés, no gastes de más: pensá qué vas a hacer con el viejo. Si el vaquero que tenés no te gusta demasiado -y querés uno nuevo- lo recomendable es donar el usado y despejar ese espacio en el vestidor. Como nos dijo la Gurú del Placard: "Hay que soltar lo que no se usa”.

4: ¿Lo voy a usar?
Parece una obviedad pero, si consultamos, más de una persona tiene ropa con etiqueta o piezas que usó solamente una vez en su vida. Salvando el segmento de prendas de fiesta, será bueno pensar en el uso de esa futura compra para amortizar el gasto. Si lo vas a usar sólo una o dos veces, evitá comprarlo.

5: ¿Va conmigo o me gusta sólo porque es tendencia?
La sobreinformación nos lleva muchas veces a tomar decisiones de compra equivocadas. Si bien hay nuevas claves trendy cada temporada, podemos jugar con los detalles o formas de uso, en lugar de adquirir prendas que luego no nos animaremos a usar. Pensá si verdaderamente te gusta o si la querés porque se la viste puesta a una influencer. Recordá que, como nos dijo la it girl Andy Faerman: "No es bueno ser esclavo de las tendencias porque sale mucho dinero y nunca te satisface". Buscá eso que te gusta y combinalo a tu manera.

Una extra: ¿Voy a estar feliz con la compra?
Si bien sabemos que la felicidad no se basa en el consumo, muchas veces acudimos al shopping para mejorar nuestro ánimo, tal como explicó antes una psicóloga en una charla con Musa. Pero si la acción es respuesta a un impulso puede luego hacernos sentir culpable por el gasto. Por eso, hacé compras inteligentes y disfrutá de la moda. 

¿Qué opinas?