Chicha Osorio fue homenajeada por sus 50 años de trayectoria. La iniciativa partió de la firma Renzo y contó con la logística del equipo de Mannequins. Estuvieron presentes varias generaciones de la escuela de modelos, familiares y amigos. Musa Argentina estuvo presente, con la entrega de una distinción y habló con la protagonista.

“Es mi amiga y socia desde hace 32 años; casi una vida. Es una luchadora, con determinación, fuerza y mucha actitud. Es un orgullo haber formado parte de su vida”, dijo Irma Rosa, co-fundadora de Mannequins Escuela.

¿Qué sensaciones te despierta ser homenajeada?
¡Estoy disfrutándolo! Me costó darme cuenta que esta vez yo era la protagonista. Trabajé tantos años sin ser el foco (primero la moda, luego los alumnos) que me costó pensarlo.

¿Qué recordás del inicio de toda tu carrera?
Recuerdo todos mis comienzos, que fueron por casualidad. En realidad no quería saber nada con el modelaje pero salí en una revista con mi hijo y ese fue el inicio. Sin buscarlo, me comenzaron a pagar por desfilar.

¿Por qué te negabas a ser modelo?
Porque fui criada por una abuela que, en aquel momento, tenía casi 100 años. Mi cabeza era retrógrada como la de ella.

¿Y quién te incentivó?
Mi marido me apoyó mucho, yo tenía 25 años y un hijo. Lo cierto es que cuando probé no me quise ir más.

¿Cómo conseguiste lo que vino después?
Lo conseguí aprendiendo. Si bien tenía condiciones naturales (altura, medidas, porte) quise dejar de ser autodidacta. Como no había grandes maestros, aprendí con las modelos que admiraba (y hoy son mis amigas).

“Es una persona muy especial, a quien mu mujer quería mucho. Es un ejemplo personal y profesional, que ha cosechado lo que siempre dio: cariño, amor y amistades”, dijo sobre Chicha Walter Rainero (Dueño de firma Renzo).

En los tiempos de pasarela, ¿cómo fue tu vida como mujer?
Fue difícil. A la distancia me doy cuenta que no fue nada fácil; además en el camino tuve dos hijos más. Por suerte me ayudó mucho mi esposo, y contábamos con una mujer que trabajaba en casa. Eso me facilitó todo.

¿Sentías culpa por no estar en casa?
Sí, mucha culpa. Por eso malcriaba tanto a mi familia… las dos caras de la moneda (risas).

¿Podrías ser modelo hoy?
En realidad todo es muy diferente, porque la vida en general lo es. Sin pretender que los estilos y forma sean las mismas, siento que cada momento es bueno y cada persona vive su tiempo.

¿Cómo llevaste tu belleza?
Siempre lo llevé bien. Hoy, pasado el tiempo, me sigue gustando verme linda. Si algo no me gusta, me lo saco (risas).

¿Volverías a hacer la misma carrera que hiciste?
Volvería a hacer lo que hice porque lo he disfrutado.

"Chicha representa la elegancia, la  honestidad, la calidez y el optimismo; es buena gente. Es insustituible y transmite su saber siendo mentora, imagen y guía para mucha gente", dijo sobre Chicha Juan Lagger (actual socio de Mannequins).

¿Qué opinas?