Ella es una chica tan magnética como inclasificable. Posee una de esas bellezas difíciles de definir: sutil, algo exótica, pero no despampanante. Sin embargo, si Calu Rivero entra a un bar lleno de gente, es altamente probable que todos los presentes reparen en ella. 

¿Energía? ¿Magnetismo? ¿El bendito “allure” o indefinible atractivo del que hablan los franceses? Sólo ella conoce su secreto para captar miradas, para abrir puertas, para no pasar nunca inadvertida. En las redes sociales, el territorio que domina, su presencia siempre mueve aguas, sean olas de adhesióncomentarios críticos

En la industria de la moda, lo elusivo seduce como nada. Y este atractivo tan potente como difícil de asir de Calu es un pasaporte ideal para captar la atención de marcas y  público. Por eso no extraña que esta catamarqueña criada en Córdoba y migrada al mundo protagonice campañas, sea fichada para acciones y eventos de todo tipo y, desde hace un par de años, invitada en forma creciente a desfiles internacionales.

En el último Buenos Aires Fashion Week (en agosto), Calu fue la invitada “famosa” con mayor protagonismo y hasta se subió a la pasarela desfilando para Ay Not Dead. Poco antes, la actriz había marcado un logro de muchos más quilates: ocupó un asiento vip en uno de los desfiles más deseados del planeta moda, el de la presentación de la colección otoño invierno 2018 de Chanel, realizado en el Grand Palais de París y con un clon de la Torre Eiffel como impactante puesta. 

 

Una publicación compartida por Calu Rivero(@lacalurivero) el4 de Jul de 2017 a la(s) 10:56 PDT

 

Para crecer en ese camino y también en el de la actuación, que Calu señala como su vocación central, la autodenominada “eco-guerrera” acaba de fijar domicilio oficial en Nueva York. Sobre eso y los designios de su espíritu cosmopolita charló con Musa

Ser invitada a un desfile de Chanel debe ser una experiencia única, ¿cómo la viviste? 

Fue algo nuevo, un sueño. Cuando uno habla de moda siempre piensa en Chanel, y en Coco Chanel y su universo. Por eso fue increíble ver de cerca eso, conocer dónde vivió ella, cómo desarrolló sus perfumes, toda esa historia… Eso hizo mucho más enriquecedora la experiencia. Además se siente muy lindo ser reconocida y convocada para algo así, lo viví con mucho entusiasmo. 

¿Te sorprendió que te convocaran? 

No, porque por yo ya estaba trabajando mucho, vengo sembrando hace tiempo en este camino. Yo a la moda la respeto un montón, para mi es una industria enorme, conozco su backstage no sólo lo que me pongo o no me pongo. Por eso que me convoquen fue algo enorme para mi, como lo fue que me invitara hace dos años Stella McCartney. Eso sí me sorprendió mucho más porque yo estaba viviendo en Argentina. 

¿Ya fijaste domicilio en Nueva York? 

Me acabo de establecer en Nueva York. Sucedieron un conjunto de cosas, tenía la decisión, las ganas y pasó que una agencia de Estados Unidos que se llama The Society Management (nota: en su fichero tiene a tops como Kendall Jenner o la brasileña Adriana Lima) me convocara para ser parte del staff. Fluyó para que sea y la verdad es que estoy muy contenta. Ojo, también significa un sacrificio estar lejos de mis seres queridos

Vos sos muy apegada a tu familia….

Muy apegada. Ahora tengo la misma sensación de ‘empezar de nuevo’ que tenía cuando me fui de Córdoba a Buenos Aires (a los 19 años, hoy tiene 30). Es como re-armarme y demostrar quién soy, qué tengo que me hace única o lo que sea. Esa es la sensación.

¿Desde Nueva York apostás más a la industria de la moda o a la actuación? 

La actuación es lo que me más me gusta y me apasiona, y claro es lo más difícil. Imaginate, ¡si es difícil en Argentina! Lograr un rol no solo depende de tu talento,  también de todo el elenco, de que seas rubia o morocha, que hables así o asá, en inglés ¡con acento! Pero también siento que hay muchas oportunidades, que se valora lo distinto y eso me gusta. Estoy feliz.  

 

Bullying mediático y seguidores

Si uno te conoce personalmente se nota que sos una persona empática, con una energía muy especial para conectar, para abrir puertas… 

Si, te diría que si me preguntás que es lo que más me gusta de mi, diría que eso, mi energía. Abro puertas, conecto, pero ojo, si la energía que encuentro no es linda también cierro. Pero ante todo confío. 

Y con ese rasgo tuyo, ¿cómo te pegan esas situaciones que has vivido en los medios masivos sobre todo, de ser blanco de críticas o de burlas por alguna frase que dijiste?

Me parece terrible que querés que te diga.

¿Lo sufrís? 

Por supuesto, uno es humano y tiene sentimientos. Sufro más porque mi papá lo sufre, porque yo estoy acostumbrada. Pero la verdad es que no doy crédito a algo que para mi no vale.

Lo único que puedo decir es que muy triste tener que vivir de hacer daño a otras personas, de denigrar a la mujer incluso. Te juro que no lo entiendo. 

En Instagram tenés casi 900 mil seguidores, ¿qué feedback recibís de ellos?

Súper bueno. En mis redes me preocupe por tener una conversación, que no sea poner y poner sino generar mensajes fuertes. Incluso a veces a riesgo de que no gusten, porque por ejemplo hablo del cambio climático y hay gente a la que no le gusta escuchar eso. Pero uno va creciendo y no sé, es como que se va poniendo vaselina y fluye con todo.

 La novia de Sandro 

Calu prevé que en marzo de 2018 su imagen volverá a verse en la televisión abierta argentina. Para entonces, Telefé (aquí Canal 8) estrenaría Sandro de américa, la miniserie que narra la vida del “Gitano” y en la que la actriz interpreta a su primera novia. Los capítulos ya están grabados. “Es un gran, gran producto”, asegura. 

¿Qué opinas?