Podríamos decir que tatuarse el logo o nombre de una marca es más que un acto de fanatismo por la moda. Aunque no lo crean, existen mujeres que lo han hecho en su cuerpo: de manera permanente o no, existen huellas de algunas firmas en pieles humanas.

La actriz Elle Fanning mostró su cuello con el nombre de Miu Miu como homenaje en el desfile crucero de la firma. Esto no fue "tan grave" ya que no se trataba de un tatuaje permanente, sino de duración de algunos días o lavados profundos. Sí podemos decir que el simbolismom, sumado a sus posteos en las redes, fueron muchos más elocuentes que un tatuaje con tinta.

Un poco más jugado (desde lo físico) fue lo que hizo la megamodelo Natalie Westling quien se tatuó permanente el logo de Vans en su espalda. Ella asegura que la marca la identifica y la acompaña en su filosofía de vida... incluso quiere hacer una colección cápsula en el corto plazo.

¿Puede una persona tener un sentimiento de identificación tan fuerte con una marca? ¿Te animarías a tatuarte algo así?

¿Qué opinas?