Decir que alguien tiene “una magia especial” no sería una definición del todo cientificista, pero Vero Lozano en verdad cuenta con ella. Es de esas mujeres con tal frescura que pareciera que la vida le fluye. Sin embargo, esta psicóloga, exmodelo, conductora y (ahora) empresaria nacida en Bahía Blanca tiene sus idas y vueltas con los clichés que nos habitan a todas las mujeres.


¿Cómo estás atravesando esta etapa de empresaria textil, tras la presentación de tu cápsula de vestidos junto a Natalia Antolín?

Estoy muy contenta con Celebración, que es tal como la soñé: una colección de 21 prendas (20 vestidos y un mono), pensada para un nicho de mujeres entre 35 y 50 años que buscan algo sexy y canchero. Todos los vestidos son diseños que yo usaría (y que de hecho usé).

¿Tenías pendiente esta faceta o es una novedad en tus intereses?
No lo tenía pendiente porque no soy de proyectar las cosas. Cuando apareció la oportunidad (ofrecida por la mano derecha de Natalia) no pude porque estaba con AM y con muchas cosas, pero cuando pude me animé y acá estoy.

Universo mamá

Vemos a través de las redes que tu hija es bastante compinche tuya. ¿Cómo es ella y cómo es con vos?
Con Antony tenemos una relación hermosa, la amo profundamente; de hecho está acá haciendo piruetas mientras hablamos (risas). Ella es muy coqueta, le gusta la ropa, la gimnasia y el baile (lo dice haciendo eco de los gritos de su propia hija, quien le apunta los conceptos). Antonia tiene un espíritu muy libre.

¿Estás hoy dedicándole más tiempo a lo familiar?
Estoy compartiendo más tiempo con ella pero siempre fuimos muy compañeras (detrás, la pequeña Antonia apunta: “ahora estamos siempre juntas”).

¿Y cómo podrías definirte como mamá?
A veces me siento una buena mamá y otras un desastre. Lo más complejo siempre es poner límites y dar amor. Hay días que lo logro y días que nada que ver.


“A veces me siento una buena mamá y otras un desastre”.

Universo Tevé

¿Vas a volver a la televisión?
Sigo contratada por Telefé y me junté con ellos la semana pasada. Tienen ganas de hacer algo pero no hay un proyecto concreto.

¿Sentís que es tu espacio de confort profesional es el de la conducción o te seducen nuevos terrenos, como la actuación?
En la conducción me siento muy cómoda, como pez en el agua. Igualmente, siento que siempre hay que revalidar el título. El laburo de actuación requiere de otros compromisos y otros horarios, pero no me cierro a esa posibilidad, si apareciera algo interesante lo pensaría.

¿Qué opinas?